Sushi
Parrillada
Mediterránea
Asiática


Punta Del Este - Selección #Itaú

Punta Del Este - Selección #Itaú

IMG_8699.jpg

Se vino la temporada de verano y Punta Del Este, como todos los años, se enciende al máximo. Playas llenas, música en vivo, fiestas a toda hora, desfiles, lanzamientos y una diversa propuesta gastronómica que año a año se extiende con el objetivo de brindar una mayor oferta y de seducir a la mayor cantidad de turistas. 

Itaú me convocó para que hiciera una selección de sus restaurantes, los visitara y probara sus creaciones. Hice una selección de 6 y en un fin de semana me dediqué a conocerlos. Fue una oportunidad única de visitar lugares que nunca antes había ido. Lugares característicos de este balneario, con mucha historia y peso a nivel gastronómico. Algunos fueron parte del recuerdo de mi niñez (infinitas charlas con mi padre acerca del fondue del Bungalow por ejemplo), otros me atrajeron por su increíble arquitectura y otros simplemente por afinidad con su propuesta.  

A continuación haré un repaso de lo que fue esta experiencia. Espero pueda transmitirles una parte de lo que vivencié y que mediante el relato y las fotos pueda acercarlos al menos un poquito a esa felicidad que viví ese fin de semana. Ah! Y espero que alguno se lleve buenos tips. 

Sobre los descuentos:
*Los martes, miércoles y jueves en El abrazo, Lo De Tere, El Bungalow Suizo y L´Auberge tenés un 25% menos con tarjetas de débito y crédito de Itaú.
*Todos los días en Bodega Garzón, Narbona y El Abrazo con ltaú Personal Bank o Itaú Personalité tenés un 25% menos.

*Los beneficios se extiende hasta el 01/03/2018.

*Para ver el resto de los restaurantes que tienen descuentos entrá a itauverano.com.uy

*El orden que verán a continuación fue el orden en el que visité los lugares.


01 - Lo De Tere

La primera parada era obligatoria. Ícono del balneario de Punta Del Este desde 1993 y situado en plena rambla portuaria, Lo De Tere es símbolo del buen comer. María Elena Marfetán, chef y dueña -junto a su familia- lleva adelante esta cocina hace más de 17 años. Su pasión y energía se reflejan en unos platos sumamente originales, que parten de productos locales y lucen una delicadeza extrema. Su constante búsqueda de materia prima exclusiva y de calidad y su compromiso con el desarrollo de la gastronomía del país ha convertido a Lo De Tere en un referente y ha hecho que sea mucho más que un restaurant clásico por el que pasan turistas de casualidad. 

Comenzaron a llegar los platos y uno era mejor el que otro. Un carpaccio de pulpo que era una obra de arte, una lengua tan tierna que no se precisaba cortarla con cuchillo, una merluza con un crocante de almendras soñado, un cangrejo con sabor único y una pasta al dente con los camarones en su mejor punto. Probé pescas que no consumo habitualmente como la pescadilla y otras que desconocía como por ejemplo el sargo. La creatividad y excentricidad máxima llegó con los postres, que probamos desde un bizcochuelo de albahaca con helado casero de tomate hasta una trilogía armada a base del fruto butiá. 
 


02- BUNGALOW SUIZO

El Bungalow Suizo funciona en Punta Del Este desde el año 1960 y con el correr del tiempo se ha convertido en un clásico del balneario. Ubicado en una de las avenidas más importantes, el Bungalow conserva la identidad desde sus inicios e ir es como hacer un viaje en el tiempo hacia los restaurantes de la campiña suiza. Una cabaña antigua y muy grande aloja a este templo en donde los mozos visten las ropas típicas y las mesas, las paredes, la vajilla y la decoración en general terminan de darle el sello que amerita. Mucho tiempo ha transcurrido desde sus inicios pero el lugar se ha aferrado de tal manera a su historia y su esencia que parece que nada hubiera cambiado ni vaya a cambiar. 

Fui con ganas de comer las cosas típicas del lugar, así que leí rápido el menú y llamé enseguida a la moza para que me dijera exacto lo que tenía que pedir. No había dudas, la decisión era clarísima: papas a la suiza, salchicha suiza, costillas ahumadas y fondue. De curiosa agregué un plato y decidí probar también el rack de cordero.
Nos comimos todo y la discusión llegó al final. ¿No vamos a probar la fondue de chocolate? ¿No estaremos cometiendo un grave error? La realidad es que no podíamos más y creímos que la fondue iba a ser mucho. El problema fue cuando dejé que mi amiga decidiera qué íbamos a probar y mientras yo esperaba que pidiera un postre para compartir, pidió cuatro. Nadie la iba a frenar, así que con una sonrisa nos miramos los cinco y esperamos que llegaran. 

El Bungalow abre todo el año y no cabe duda que si estás con antojo de comer algo bien power éste es el lugar.

web

03 - NARBONA

Una de las bodegas y granjas más antiguas del Uruguay se aloja cerca de La Barra en formato restaurant y almacén. Trece años llevan abiertos al público en medio de un campo en dónde se puede disfrutar tanto de un desayuno como de un almuerzo o cena.
Bajo la curaduría de Jean Paul Bondoux (La Bourgogne) el lugar ofrece no solo buenos vinos, quesos y dulces sino una carta bastante variada que va desde un terrine de foie, hasta un ceviche, asado o pasta casera.

"Si tuviera que casarme algún día elegiría este lugar" pensé apenas entré. Era mi primera vez en el restaurant así que mi sorpresa fue aún mayor. Modernidad, naturaleza e historia conviven de forma armoniosa y producen un ambiente único y sofisticado pero relajado a su vez. El día estaba hermoso por lo que decidimos sentarnos afuera. 
Por el calor que hacía nos decidimos por un Tannat Rosé que fue el que nos acompañó toda la comida. Éramos seis y las opciones no eran infinitas. La carta se dividía así: varias entradas, algunos platos de cocina, otros provenientes de las brasas y horno de leña, diversas guarniciones y salsas y un menú infantil que terminaba de otorgarle al lugar ese ambiente familiar que se palpitaba en el aire.
La provoleta al horno de barro, el asado braseado y el rack de cordero se llevaron la mención a lo más especial en cuanto a lo salado. Pero el punto más alto de la comida llegó con los postres, y menos mal que decidimos pedir cuatro. El panqueque "María", la tarta fina de hojaldre y manzanas con helado, el flan Narbona y el volcán de chocolate hicieron que nuestra tarde fuese perfecta y que nos quedemos en el lugar más de tres horas.

Narbona abre desde el primero de Diciembre hasta Semana Santa. Ideal para ir a pasar el almuerzo con familia o amigos, o visitarlo de noche para una ocasión más especial o romántica. Si la intención no es gastar mucho, vale la pena también ir a conocer el lugar, dar un pequeño paseo y llevarte algunas de las delicias que ofrecen en el almacén. 

web

04 - L´AUBERGE

Si de historia de Punta Del Este hablamos, el nombre L´Auberge forma parte seguro. Funciona como hotel y salón de té desde el año 1948. Su arquitectura europea y muy cuidada lo hacen un lugar muy especial que ofrece una atención personalizada y se aleja un poco del típico hotel moderno y más lujoso.

Ingreso al salón que -por supuesto- estaba lleno y me doy cuenta que no solo voy a probar los famosos waffles sino que voy a ver el show completo. En el centro del lugar es donde se ubicaba la magia. Contra una de las paredes se encontraba Wilder, el pastelero, que algo agitado pero con mucha simpatía me saluda, mientras termina de armar un plato con cinco waffles y da vuelta sobre el fuego otros dos. "Éstos se preparan hasta el día de hoy con la misma receta y solo ha cambiado una vez de pastelero" me comenta Nacho, uno de los dueños. "Las waffleras de hierro que datan del año 1948, son las mismas que se usaron desde sus inicios. Las trajo la dueña de aquel momento, una señora que por supuesto provenía de Bélgica."
Entusiasmada con la historia me dirigí a la mesa rápidamente, abrí el menú que describía un montón de toppings y combinaciones y de inmediato llamé a la moza. "¿Cuáles son las opciones clásicas?" le pregunto. "Y, hay varias pero puede ser chocolate belga, frutillas, dulce de leche casero, queso..." “Ok, dame entonces tres waffles, todos esos toppings y un sandwich caliente”.
Al cabo de diez minutos llegaron, todos en un mismo plato, calentitos y con azúcar impalpable por arriba. Las salsas, también tibias, venían aparte para que cada uno lo armara a su gusto. Confirmé lo que siempre sospechaba: son una delicia, qué puedo decir.

web

05 - EL ABRAZO

En el balneario Manantiales se encuentra el restaurant de Federico Gasparri y Lucía Sosa Dias que actualmente está cumpliendo diez años. Federico, chef del lugar y actual socio a su vez de Marian Caviglia en De La Cocina Catering, es reconocido por su pasión por trabajar con productos del mar, así que mi entusiasmo por visitar El Abrazo ya estaba conquistado.

En la parte de afuera nos recibió un ambiente íntimo, informal y romántico mientras que adentro el espacio lucía un poco más fino y delicado. Una cocina abierta hacía resaltar los fuegos, la parrilla y el horno de barro. Era sábado a la noche y como de costumbre el lugar estaba lleno. 

Confieso que toda la carta me tentó, cosa que no me pasa muchas veces, por lo que llamé a la moza y le pedí que me dijera cuáles eran los platos claves. Así fue que sin pensarlo dos veces pedí la fideuá, las croquetas de siri y el cochinillo. Luego obviamente tuve que agregar el pulpo, que fue seguido por el tataki de atún (de los más ricos que probé últimamente) y los ravioli de zapallo cabutiá (para tener un plato sin carne). 
Todo estaba tan bueno que al terminar con esa tanda decidimos agregar dos cosas más, y menos mal, ya que el plato de chipirones que vino al final fue una de las estrellas de la noche. De la mano de éste llegó también la picanha de cordero en un punto ideal. 
Los postres también me sorprendieron ya que había algunas opciones exóticas y claro que fui por ellas. No pudimos zafar del lingote de dulce de leche pero pedimos también la torta cruda de limón (con cúrcuma y yogur vegano de hibiscos) y una pannacotta chai (con muesli de almendras y naranjas con ciruelas al horno de barro) que estaba especial.

web

06 - BODEGA GARZÓN

Nuestra pequeña Toscana ha sido galardonada por numerosas organizaciones internacionales, además de ser reconocida por el New York Times como uno de los “52 lugares del mundo que hay que visitar”. 
En el centro de esta arquitectura exuberante se ubica un restaurant que es considerado uno de los mejores del país y que tiene como supervisor, nada más y nada menos que, a Francis Mallman. 

Abro el menú e inmediatamente noto que no es el típico. Tres hojas presentaban tres modalidades de pasos. Cada modalidad llevaba el nombre de una línea de vinos -EstateReserva y Single Vineyard- y estaban compuestas de cuatro, cinco y seis etapas respectivamente. “Nuestra carta está diseñada en base a un menú del mercado. Ingredientes frescos locales reflejan el espíritu de cada estación y destacan los sabores locales” aclaraba el menú. Y así es que en él se destacaban platos como el caviar del Río Negro con papín aplastado y crema ácida, el lechón a la plancha con fruta asada y ensalada de repollos colgados o la ananá a la parrilla con helado de aceite de oliva y garrapiñada de sésamo. La carta de vinos, además de ofrecer toda la línea de Bodega Garzón, ofrece también vinos de otros establecimientos pertenecientes a Bulgheroni. 
Éramos cinco por lo que tuve la suerte de probar todos los pasos y confirmar que -de seguro- éste es uno de los mejores restaurantes de Uruguay. 

El chef residente, Ricki Motta, responsable hace dos años de todo lo que sale de la cocina, llegó a nuestra mesa cuando estábamos terminando la jornada y sin siquiera preguntarlo nos levantó a todos y nos llevó a dar una recorrida por toda la bodega.
Hermoso cierre de la tarde en la que conocí uno de los lugares más bellos del país.

web

Para ver más reseñas sobre Punta Del Este y alrededores hacé click aquí.

Narbona - Selección #Itaú

Narbona - Selección #Itaú

La Huella

La Huella