Sushi
Parrillada
Mediterránea
Asiática


Mostrador Santa Teresita

Mostrador Santa Teresita

IMG_6869.jpg

Un balneario como José Ignacio merecía un lugar como este. De la mano de Fernando Trocca (el renombrado chef argentino) y Martín Pittaluga (uno de los dueños de La Huella) se instaló hace 4 años este mostrador a unos pasos de la playa y enseguida dió que hablar.

El Mostrador se instaló en dónde era antes el restaurant Santa Teresita, el primer restaurant de José Ignacio muy famoso por vender unos deliciosos buñuelos de algas. El lugar estuvo cerrado por más de diez años pero para la suerte de todos cobró vida de la mano de esta nueva propuesta que desde que abrió es tendencia en el balneario. 

Un ambiente distendido, informal y veraniego que no solo se demuestra en la infraestructura del lugar, que lo conforman grandes mesas compartidas, sino que la propuesta gastronómica también tiene ese espíritu. Al entrar te chocás enseguida con una mesa larga repleta de bowls gigantes que son coloreados por hermosas ensaladas, alguna proteína y variedad de cosas dulces. "Ya está todo pronto" me dije felizmente a mi misma que por no haber desayunado antes tenía mucha hambre. Así que me acerqué enseguida a Bambou (hijo de Martín y encargado del lugar) y le pedí que me explicara rápidamente la mecánica. "Es así, podés optar por pedir un plato chico ($600) que incluye una proteína y dos ensaladas o un plato grande ($700) que incluye también una proteína y tres ensaladas. Lo que suele hacer mucha gente también es llevar comida por kilo e irse directo a la playa" me comenta. 

Tanto su versión de take away como su versión para comer en el lugar se basa en ofrecer productos de estación, se cocina con lo que hay disponible en el mercado por lo que diariamente el mostrador luce distinto. La comida en el lugar puede ser acompañada por diversas limonadas o algún trago de autor que ofrece la barra que se encuentra al ingreso del lugar (probamos un trago hecho con boniato que estaba especial). Uno también puede elegir ir a desayunar o merendar, más de un tercio de la larga mesa está compuesta por cosas dulces que iluminan los ojos de cualquiera. Lo dulce se elige y se paga por separado y si se acompaña con el café que sirven que es de Montevideo Roasters nada puede fallar.

Tuve la suerte de poder visitar el lugar un 15 de diciembre, previo a la temporada y previo a que se inunde de gente y pierda esa tranquilidad que pude apreciar. Nos sentamos en una mesa baja de afuera, compartimos todos los platos y nos refrescamos con varias limonadas y tragos (35 grados marcaba la temperatura ese día). Creo que estuvimos al menos 3 horas charlando, intercambiando chistes con el mozo que nos atendió y comentando con la mesa de al lado sobre la genialidad del lugar. Vivo lejos de ahí pero si estuviera por la zona de seguro sería uno de mis lugares de cabecera.


Qué probamos: un plato fue armado con la milanesa de pescadilla con ensalada de pasta (con pesto de albahaca), boniato con eneldo, granada y alioli, y zucchini, berenjenas y tomates asados. Otro se armó con la bondiola de cerdo ahumada con polenta grillada, ensalada de lentejas y chauchas y ensalada de alubias. El tercero lo compuso el asado braseado con coleslaw thai, tabouleh y ensalada de papa, huevo, aceitunas y alioli.
Lo dulce: tarteleta de mascarpone y frutos rojos, cookie de chocolate y avellanas, un roulade de queso y frutos rojos y un frangipane de ciruelas.

 

Lo mejor: la bondiola braseada, la pescadilla, el boniato y la tarteleta de mascarpone con frutos rojos.

Tip: este verano a partir del 20 de diciembre comienza a abrir todas las noche con un menú a la carta.

 


web

Dirección: Calle Las Garzas, Maldonado.
Balneatrio: José Ignacio
Teléfono: (+598) 4486 2861
Precio: $$$

Fotos por: Sabrina Srur

 
La Huella

La Huella

Juana Cocina Bar

Juana Cocina Bar