Sushi
Parrillada
Mediterránea
Asiática


Martán Cocina

Martán Cocina

IMG_5065.jpg

Pasé por lo de Martán intrigada por ver cómo funcionan sus clases de cocina. No suelo cocinar así que toda la propuesta me resultaba sumamente divertida. Con el menú en mano me encontraba pronta para meter las manos en la masa pero me distraje y al rato me di cuenta que no había hecho más que charlar con los chicos del grupo y tomar vino.

Dos horas duran estas sesiones que te permiten desconectarte de todo y pasar un momento muy divertido. Me llamó la atención la calidez del grupo y la buena onda de Martán y los chicos. Sin duda este espacio que hoy lleva a cabo funciona como una terapia perfecta para cualquier persona que se quiera distraer un rato, conocer gente y comer cosas ricas. 

Obviamente luego de la clase quería preguntarle un montón de cosas a Martán y así lo hice:
P. ¿Cómo arrancó la idea de Martán Cocina?

R. La idea de Martán surge ante una necesidad de poder expresar lo que me pasaba con la comida y al mismo tiempo poder compartir la actividad con amigos.
Tuve oportunidad de enseñar en institutos de cocina tanto para amateurs como profesionales en el exterior y me dio la posibilidad de observar que al cocinero amateur le faltaban opciones fuera de los institutos clásicos de formación profesional. Faltaba un lugar en donde el cocinero pudiera sentirse cómodo, poder cocinar y disfrutar del grupo social.
Otra de las cosas que observé era que la mayoría de cursos de cocina que ya existían para amateurs en su mayoría eran con clases demostrativas, eso implica sentarse, mirar al cocinero como demuestra las recetas y tomar nota, eso era todo lo que yo no quería. Lo que caracteriza al atelier Martán es que las actividades son participativas; si venís podés cocinar todo lo que quieras, picar cebolla, ir a los fuegos, amasar todo lo que se pueda hacer en las 4 recetas que preparamos durante las dos horas de clase, y si no querés cocinar también podés solo mirar y tomarte un vinito observando y disfrutando.

P. ¿Cuáles fueron tus primeros pasos en este camino?

R. Mis primeros pasos fueron dando talleres de cocina en San Pablo y allí observe el creciente
interés de los cocineros amateurs de incursionar en clases de cocina y de la compañía de un chef que los guíe en actividades participativas, conviviendo alumnos con y sin experiencia al mismo tiempo.

P. ¿Cómo hacés para participar de las clases?

R. Para participar coordinamos qué día de la semana le viene mejor a la persona, el horario siempre es de 19 a 21 hrs. Hay grupos que vienen una vez por semana y otros cada 15 días.
Para los que no pueden comprometerse a la rutina de uno de estos grupos realizo talleres temáticos y clases especiales con chefs locales (sushi, cocina Italiana, cocina mediterránea, tapas y picadas, postres, braseados y guisados, cocina francesa, cocina thai y curris, pattiserie y postres fáciles, pizzas y focaccias, tartas, sopas y ensaladas). 
En las clases se degusta y luego cada participante se lleva una vianda con lo que cocinó.

P. ¿Qué se te dio por enseñar? ¿Siempre te copó?

R. Esto surge a través de diferentes experiencias, las primeras fueron en San Pablo en un instituto Atelier Gourmand, luego viviendo en Buenos Aires comencé a trabajar como profesor y al mismo tiempo iba a casas donde daba clases de cocina para grupos de amigos. Así comenzó todo!

P. ¿Qué es lo que más disfrutas de este proyecto?

R. Me gusta poder transmitir conocimientos, compartirlos y al mismo tiempo poder olvidarnos de las complicaciones de la rutina y sumergirnos dentro las recetas en un ambiente distendido.

P. ¿Ganas de abrir un restaurant?

R. En el momento no es una opción pero nunca se descarta.

P. ¿Cómo ves el desarrollo gastronómico del paÍs?

R. Tuvo un crecimiento imponente en opciones en los últimos 10 años, también hay ofertas alternativas que están impresionantes tanto en close doors como los eventos pop up y ferias
de foodtrucks. El consumidor reconoce este cambio y busca nuevas experiencias.
Siguen surgiendo diferentes y variadas propuestas, está muy bueno.

P. ¿Qué falta en Uruguay que te encantaría que existiese?

R. En Montevideo faltan opciones para comer productos de mar y faltan opciones para el público
joven con más bares de drinks y comida jugada. De a poco igualmente va mejorando el panorama.

P. Contame sobre el último evento gastronómico que te conmovió, o el ultimo plato.

R. El último evento que me conmovió fue un tour gastronómico que realicé en Manila Filipinas, en donde no paré de comer diferentes especialidades. Fueron 4 hrs. de explosiones de sabor.


Qué cocinamos: 

1.Quesadillas de jamón serrano, queso, pickles y hierbas. 2.Tomates confitados, boconccini, rúcula, albahaca, huevo poché y vinagreta tapenade. 3.Polpettone rellenos a la napolitana.  4.Cinnamon rolls.

Lo mejor: los polpettone eran perfectos.


web

Dirección: Se confirma con asistencia.
Barrio: Buceo
Mail: saint.mart@gmail.com

 
Bosque

Bosque

Club del Pan

Club del Pan