Sushi
Parrillada
Mediterránea
Asiática


Garzuana
IMG_3761.jpg

Me bastó mirar un par de fotos en Google para confirmar que debía de ir a conocer este lugar. Ubicado sobre la Laguna Garzón, dentro del complejo del hotel flotante, este parador ahora dirigido por Vika Esquivel ofrece un menú que acompaña a la perfección el ambiente del lugar. Platos frescos, saludables, con materia prima de calidad y local y con un toque de creatividad que le sacará una sonrisa a cualquiera que lo visite. Un ambiente familiar, ideal para relajarse y tomarse algún trago de la casa mientras se disfruta de la tranquilidad de la laguna viendo el sol bajar. 

Uno puede optar por la modalidad de brunch que incluye: café (de The Lab) o té (de Tealosophy) o limonada casera y una opción de huevos que pueden ser con espinaca y queso, o sobre una tostada de pan casero, o en modalidad de hot cakes de papa con queso. A esto le sigue una opción de sandwich que puede ser de cordero o de salmón criollo o veggie sumado a una ensalada que cambia día a día. "Amo hacer ensaladas, es de lo que más disfruto. Por tal motivo es nunca la defino en el menú. Me gusta inspirarme cada día y según los productos que tengo armar lo que me de la gana" me comenta Vika mientras me convida con un trago de frutillas y ron delicioso. Para cerrar esta propuesta los dulces van desde una torta húmeda de chocolate, hasta un crumble de manzana o un pudding con chiá o frutos rojos. El brunch tiene un costo de $1.000 y se sirve todo el día.

Quería probar varias cosas del brunch pero también sabía que había algo que no me podía perder. Unos días atrás, Ire (de Santé Café y Cocina), me había mandado una foto de una pizza bastante exótica. Ésta consistía de boniatos, queso de cabra, cilantro y miel. Me resultó rarísimo pero Ire me dijo que estaba increíble así que confié. Por cierto, esa pizza es un acierto confirmado. Le sumamos a esto el sandwich de cordero, el tostón de pejerrey, la ensalada, los hot cakes y la torta húmeda. 

Viví la experiencia completa, llegué a las 13.00 y me fui a las 17.00.
Un grupo de amigos ideal, sumado a una comida perfecta de verano y unos tragos que acompañaron de manera especial la tarde hicieron que Garzuana se gane mi corazón y que la próxima tenga que quedarme si o si a dormir en una de esas habitaciones surreales.


Qué pedimos: sandwich de cordero (mostaza y rúcula), pizza de boniato (queso de cabra, cilantro y miel), tostón de pejerrey (papas rosti y pan brioche), hot cakes (de papa) y torta húmeda de chocolate.

Lo mejor: la pizza y el tostón de pejerrey.

Tip: el parador queda dentro del complejo del hotel flotante de la Laguna Garzón, ideal pasar alguna noche ahí. 


web

Dirección: Ruta 10 – Km 190.5, Rocha.
Balneario: José Ignacio
Teléfono: (+598) 93 861000
Precio: $$$$

 
Cuatro Mares

Cuatro Mares

Bungalow Suizo - Selección #Itaú

Bungalow Suizo - Selección #Itaú